<-- Volver a obras y autores

Siglo XX. VANGUARDIAS HISTÓRICAS. FUTURISMO / VORTICISMO / RAYONISMO

EL FUTURISMO

En enero de 1909 el poeta Marinetti lanza el Manifiesto de Fundación del Futurismo, que proclama el rechazo del pasado y el advenimiento de una estética nueva, apropiada al mundo de la velocidad y de las máquinas, y a la ciudad moderna. Dirigido desde Milán, ciudad industrial por excelencia, centraliza este breve movimiento, rico en manifiestos y declaraciones. Boccioni, Carrá, Russolo, Severini y Balla redactan el Manifiesto de los Pintores futuristas (1910) e insisten en la velocidad y el dinamismo como expresión de modernidad.

Movimiento vanguardista iniciado en el campo literario, se extiende a todos los campos del arte con connotaciones políticas muy fuertes y contradictorias, pues si en sus inicios adquiere un matiz anarquista y de defensa social, tras la guerra y su desaparición como grupo, sus ideas belicistas les acercan al fascismo y al nacionalismo.

Inspirados en el cubismo analítico, fase que están iniciando Braque y Picasso, se esfuerzan en representar secuencias momentáneas, casi como instantáneas fotográficas, fenómenos en simultaneidad, con gran dinamismo. La obra de Giacomo Balla “Dinamismo de un perro con correa” es un perfecto ejemplo.

Utilizan técnicas puntillistas y colores neoimpresionistas y las temáticas de todos ellos son similares, basadas en el dinamismo y el movimiento, la metrópolis caótica y el trabajo.

Buscan una audiencia masiva, tratan de difundirse con técnicas publicitarias y se identifican decididamente con la modernidad, y los signos que según ellos las distinguen: la velocidad, la máquina y el movimiento hasta la violencia.

Influyen en el “dadaismo”, en el “constructivismo ruso”, “el surrealismo” y, pese a su obra efímera, son punto de referencia para el arte de la década de los sesenta.

EL VORTICISMO

Movimiento vanguardista británico, de corta vida, surgido en 1914 y vinculado con el futurismo, aunque también incluye elementos del cubismo y del expresionismo.

El término “vortex” alude a las teorías de Boccioni, que afirma que el arte encuentra su fuente en el vortex de las emociones. Las exposiciones futuristas de Londres, en 1912 y 1913, así como también la llegada de Marinetti, activarán la formación del movimiento, que se entusiasma a su vez por las máquinas, la velocidad, y los esparcimientos populares.

Este movimiento, que no sólo atañe a la pintura, sino también a la literatura, se opone al futurismo de Marinetti, proclamando la idea, formulada por el escritor Ezra Pound, de que el vorticista es el elemento dinámico que cambiará o modernizará las ideas tradicionales de la sociedad inglesa, al igual que un vórtice (de aquí vorticismo), o torbellino, destruye o trastorna todo lo que encuentra a su paso.

El vorticismo fue más agresivo en tono que el futurismo, glorificando al máximo la edad de la máquina, y produciendo un arte más contundente, viril y agresivo.

Se caracteriza por las formas abstractas angulosas y por las figuras humanas crípticas que semejan máquinas o robots.

La figura central del movimiento, tanto desde el punto de vista teórico como artístico, fue el pintor y novelista Wyndham Lewis (1882-1957). Otros miembros del grupo vorticista fueron el escultor Henri Gaudier-Brzeska (1891-1915) y los pintores William Roberts (1895-1980) y Edward Wadsworth (1889-1949).

El vorticismo desapareció al comienzo de la primera guerra mundial, a consecuencia de la suspensión del apoyo financiero de Kate Lechmere y del comienzo de un retorno a los métodos pictóricos tradicionales.

EL RAYONISMO

Movimiento de vanguardia que se desarrolla en Rusia entre 1909 Y 1914.

Creado por Larionov y Gontcharova en su “Manifiesto del Rayonismo” (1913) la idea era propugnar una pintura libre de los planteamientos tradicionales que conservando el estímulo de la vida real, pudiera llegar a ser por si misma. Esto les lleva a desarrollar una pintura que el poeta V. Maiakovski definió como “la interpretación cubista del impresionismo”.

Este estilo se caracteriza por la ausencia de figuración, todo es abstracción dinámica y lineal basada en la luz y el color.

La estructura compositiva de las obras siguen esquemas radiantes a base de turbulencias, estrías o haces de color que cruzan y entrecruzan la superficie del lienzo y que en ocasiones se descomponen según los colores del espectro prismático.

Hay un intento de expresar un nuevo concepto de espacio en el que quede reflejado el dinamismo o energía inherente a los cuerpos, el tiempo y la luz.

El rayonismo está influenciado por diferentes corrientes artísticas como el Futurismo, del que recoge su interés por expresar el dinamismo o energía de la vida real. Del cubismo, su desvinculación de los problemas tradicionales y su preocupación por expresar un nuevo concepto de espacio. Del impresionismo y del orfismo, su preocupación por la luz y la configuración basada en la supremacía del color. Y por último, el cromatismo de las artes populares rusas y la pintura de iconos.